sonríe-

 

“amor, ¿debemos cruzar los puentes ardientes?”

Real de Catorce

 

El otro camino existe, primero, en el espacio de la imaginación. Es un lugar que no es aquí. Es las visiones que se alimentan de la curiosidad. En días buenos casi alcanzo a ver lo que hay allá; el resto del tiempo solo sé que está ahí. Su existencia me acecha, me acompaña… me espera. En días buenos salgo a buscarlo; camino por este lado estudiando todas las posibles conexiones. Observo con atención el paso de los otros, esperando que el instinto haga lo suyo. Esperando que se incline la balanza. Esperando una metamorfosis inversa. Esperando me pregunto si allá el sol pega igual, si el viento es más fuerte, si debería llevar suéter, si lloverá, si me cansaré con estos zapatos, si podré conseguir agua y comida, si debo llevar un cambio de ropa, si habrá silencio, si volveré antes de que se haga de noche, si extrañaré este lado, si quien se va regresa, si quien se va es quien regresa, si

De este lado a veces estoy allá. De resto, sigo siendo un polizón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s